A América un mensaje para el cambio

No esperemos que el resto cambie sino conseguimos cambiar nosotros mismo, los cambios que buscamos no son imposibles, son una realidad viable. No esperemos que los cambios sean rápidos ni reaccionemos con soluciones apresuradas, las antiguas ideas deben ser substituidas por nuevas, el proceso debe tomar el tiempo necesario para sentar bases fuertes y principios inquebrantables.

Este es un mensaje para mis amigos, no quiero entrar en discusiones políticas inútiles, solo quiero pedir su comprensión y tolerancia. Temas que no prestan para discusión son: política, religión y fútbol.

Si queremos cambios políticos debemos incursionar en la política, como grupo seleccionar las personas más aptas que representen los objetivos del grupo. De nada sirve quejarnos sin entrar a la cancha de juego. A quien no le gusta la política, será gobernado por quien le gusta.

Reaccionemos, el sistema no está funcionando, es por eso que personas inteligentes se suicidan, no digo que su acto sea inteligente, pero su desesperación en un mundo así, sale fuera de la lógica.

En un mundo en el que tenemos que matarnos unos a otros para sobrevivir... ¿De qué clase de juego enfermo somos parte? Somos capaces de mucho más, podemos racionalizar todos los recursos, tenemos el poder de cambiar todo esto. No dejemos que el ego, suprima nuestras capacidades, podemos ir más lejos, estamos estancados con en envidia, vanidad, ira, rencor. Aclamo la frase jesuita “ser más para servir mejor”.

El ego es parte natural y normal del ser humano, es una de nuestras mayores motivaciones. El objetivo es encaminar nuestro ego hacia un propósito mayor. Digamos que nuestros bienes materiales, actualmente, son la gasolina de nuestro ego. Pero estos, son demasiado banales, son un alimento muy pobre, se devalúan rápidamente y pierden sentido. Ahora, ¿y si nuestro ego se nutriese de un combustible más rico, una razón mayor? Hacer no solo nuestra casa brillar, sino el mundo.

El conocimiento es la mayor riqueza, mudar la idea de prosperidad con lujos materiales, a la prosperidad de estar cómodos, saludables en una tierra fértil y viva. Nuestra función como seres humanos es iluminar la vida del mundo, construir y administrar los recursos naturales. Nuestra capacidad nos permite ser los guardianes de la vida sobre la tierra.
No creo en un dios, castigador, no creo en un dios humano, creo en una sola energía que nos une a todos.

Luchemos por la unión de las naciones, al final de cuentas, nos estamos auto perjudicando. En un sistema como en el que nos encontramos, es común, que la vejez sea triste y solitaria, las enfermedades abundantes y los desequilibrios una condición humana. La mayoría de nuestras enfermedades empiezan en nuestro interior, en nuestros malos hábitos, nuestros desequilibrios internos.
Ayudémonos los unos a los otros, unir fuerzas. La sed de poder está acabando la humanidad, sino hacemos el esfuerzo de acabar con nuestra importancia personal, jamás saldremos de este agujero.

La ley más importante es nuestro sentido común, que es quien rige la ley realmente. Usemos el dinero como energía que fluye y no lo desperdiciemos, ni concentremos nuestra energía en guerras y destrucción, innecesarias. Nuestro sistema de producción está fuera de equilibrio, fuera de control, el consumismo rige la humanidad y no hay ley que lo regule.

No esperemos que el resto cambie sino conseguimos cambiar nosotros mismo, los cambios que buscamos no son imposibles, son una realidad viable. No esperemos que los cambios sean rápidos ni apresuremos el curso mediante atajos, las antiguas ideas deben ser substituidas por nuevas ideas, el proceso debe tomar el tiempo necesario para sentar bases fuertes y principios inquebrantables.
AMERICA LATINA, debe unir fuerzas. Pero primero deben fortalecerse los valores, de nada sirve pelear por los recursos de cada país, de nada sirve dividir sectores en países, únicamente estamos dividiendo recursos. Lo ideal es trabajar como un todo, unir fuerzas y apoyarnos unos a otros. Un solo mundo, un solo propósito.

Debemos enseñar a nuestro prójimo con ejemplo, a nuestros hijos con ejemplo. A nadie se le puede enseñar a pescar sin dejar que él mismo use su caña. Se enseña con hechos y no palabras, ¿qué es lo que enseñamos a las futuras generaciones, que valores dejamos implantados en la sociedad?

Nuestra vanidad acabará con todo.
Hay quien se rinde y vela únicamente por su familia, sin importar lo que sucede con el resto. Es por eso que nos estamos destruyendo, nos aislamos y luchamos contra el mundo. Si todos piensan así, todos estamos jodidos. La superclase acabará con todo y los marginados se matarán unos a otros.

Todos llegaremos a ser parte de la ¨superclase¨ o de los marginados en algún momento, todos tenemos la capacidad de ser buenos o malos, de construir o destruir. Son varias las familias que son separadas por el dinero, son varios los hermanos que luchan entre sí por dinero, que pelean por herencias, porque cada uno vela por sus familias.

Qué es la familia sino una estructura más de la sociedad, familia somos todos, he encontrado hermanos por todo el mundo, gente que me ha apoyado sin esperar nada a cambio en un país totalmente desconocido. El mundo está dividido por naciones porque alguien quiere gobernar esa nación.

Luchemos por una sola nación gobernada por un comité para empezar, el poder es muy grande para una sola persona, el poder embriaga y corrompe. El poder debe ser dividido igualitariamente a un nivel mayor, un comité, la responsabilidad de un país no puede recaer en la mano de una sola persona.
Al unir las naciones presidentes y vicepresidentes, tomarían lugar en el comité, con igual autoridad, todos dentro de él.
No estoy ni a favor ni en contra de ningún presidente, es la sociedad quien fomenta su vanidad.

Por último,

  • Evita endeudarte, esto solo aumenta la tensión y estrés dentro de un sistema inhumano.
  • Usa lo necesario, evita la moda y estar al tanto de comerciales provocadores.
  • Mantén firmes tus funciones, dedícate a tu trabajo con esmero y alegría, úsalo como un medio de lucha. Mantente al límite de gastos.
  • No seas un vendedor embustero, dale a la gente lo que necesita y consume sólo lo necesario.
  • El objetivo es parar el mundo, para encaminarlo con bases firmes, hacia un futuro y no hacia la destrucción.
  • Hay miles de personas muriendo de hambre en el mundo y depende de ti, parar con esa tortura.
  • Usa tu sentido común, las leyes son parte de un sistema corrupto.
  • Sigue el camino correcto.
  • Cambia tus ideas y deja que el resto aprenda. No necesitamos más guerras.

La vida nunca va a ser fácil, nuestra naturaleza es competitiva, usemos nuestro sentido común, no necesitamos matar a nadie para ser mejores. Eso es de perdedores. El perdedor, intenta mentir sobre su oponente, intenta destruir sus logros, esconder sus victorias y permanece en su ignorancia. El vencedor, busca ser mejor que su oponente, aprende de sus errores. El vencedor lucha contra sí mismo, por superar sus debilidades.

El lenguaje refleja la cultura, la cultura refleja el trabajo. ¿Qué hacemos para cambiar la distorsión de la civilización? ¿Qué hacemos para mejorar nuestro mundo?

En esencia un estudio humano, revela que poseemos ideas similares, reacciones similares, necesidades similares. Lo que nos diferencia son las decisiones que tomamos y como actuamos frente a las situaciones en la que nos encontramos. 'Todos somos ignorantes, pero no todos ignoramos las mismas cosas' Albert Einstein.

Estamos enfermos de posesión, lo que queremos podemos obtenerlo trabajando conjuntamente. El problema es que queremos poseer egoístamente, queremos ser los únicos, nuestra importancia personal nos está matando.

Más sobre estos temas:

Kommentare