Comportamiento y Naturaleza Humana: ¿Qué lo causa?

Una objeción común a la idea de una Economía Basada en Recursos (EBR) es la afirmación de que algo llamado "naturaleza humana" impediría que los seres humanos sean capaces de formar una sociedad pacífica y funcional. Esto es así porque se supone que está en la "naturaleza" del ser humano ser violento, codicioso, egoísta y perezoso. Se cree que sin dinero, los humanos no tendrían motivación para trabajar o contribuir significativamente a la sociedad. Además, se cree que sin leyes, cárceles, u otras formas de castigo, no seríamos capaces de cooperar entre nosotros y la sociedad se reduciría al caos y a un tipo de violencia animal. Sin embargo, una verdadera comprensión de los mecanismos del comportamiento humano demuestra que la afirmación de la "naturaleza humana" es una falacia científica.

Con el fin de comprender la naturaleza humana, primero debemos entender algunos conceptos básicos de la genética. En primer lugar, está la famosa ecuación biológica:

Genotipo + Entorno = Fenotipo

Genotipo se refiere al conjunto específico de genes que un individuo ha heredado. Representa el "modelo" para algún organismo, y por lo tanto determina el conjunto de rasgos que serán programados para el individuo .

Fenotipo se refiere a los rasgos físicos reales y los comportamientos que un individuo manifiesta. Fenotipo puede referirse a cosas como el color de ojos, estatura, los niveles de agresión, capacidad pulmonar, el número de dedos, etc. Esencialmente, el fenotipo representa la realización del modelo programado en el ADN. Sin embargo, la transición de genotipo (el código en el ADN) con el fenotipo (la forma en que en realidad resultas) se complica por el factor restante de la ecuación: entorno.

Entorno es un término genérico que se refiere a todo lo externo a un organismo con la cual dicho organismo va a interactuar. Cosas como el clima donde vives, los alimentos que comes, las personas que interactúan contigo, tu nivel de actividad física, las condiciones en el vientre de tú madre (los niveles de salud y estrés materno) junto con todas las ideas materialistas que son constantemente bombardeadas a las personas en nuestra sociedad, son parte del entorno. Entonces, ¿cuál es la relación entre estos tres términos?

Básicamente, el genotipo proporciona un "menú" de rasgos potenciales. El entorno actúa como un selector y un modificador, mediante la activación o desactivación de genes como respuesta a aquello a lo que un organismo se ve expuesto. El resultado final de la interacción entre el genotipo y el entorno es el fenotipo, es decir, debido al entorno, siempre hay una posible desconexión entre lo que un organismo está "programado" para ser y la manera en la cual un organismo en realidad resulta (1,9).

Un ejemplo de como la interacción gen-entorno (con frecuencia abreviado como GxE) puede afectar el comportamiento fenotipo es un estudio realizado en 2003 por Caspi y sus colaboradores(2). Este examina la relacción entre una mutación genética que está relaccionada con la depresión y acontecimientos vitales estresantes. El estudio muestra que la mutación por sí misma tiene poco efecto sobre si un individuo sufrirá depresión o no. Sin embargo, los sujetos que sufrieron acontecimientos vitales estresantes tuvieron significativamente una mayor tendencia a sufrir depresión y pensamientos suicidas, con el aumento en el número de acontecimientos estresantes en correlacción con el aumento en la probabilidad de depresión. Es importante destacar que este efecto fue más fuerte en aquellos individuos que poseían ambos: la mutación y sufrieron acontecimientos vitales estresantes; mostrando un clara interacción GxE. En otras palabras, el genotipo de los sujetos determina sólo su potencial predisposición a la depresión, pero es en última instancia el entorno el que determina si esa depresión se manifestará o no.

Un estudio previo de este grupo también examinó la relacción de cierta mutación vinculada al incremento de agresión, el maltrato infantil y el comportamiento violento en los hombres. El estudio mostró que no había relación entre la mutación y el comportamiento violento en la población en general. Sin embargo, los individuos sujetos a maltrato cuando niños (tengan o no la mutación) tuvieron más tendencia a involucrarse en comportamientos violentos; Aquellos expuestos a un trato más severo tuvieron significativamente más tendencia a actuar con violencia. Aún más importante, aquellos que poseían ambos: la mutación y fueron expuestos a maltrato; tuvieron el riesgo más alto de todos de comportarse violentamente. Este estudio parece mostrarnos que el comportamiento violento no es el resultado de una inclinación natural de algunas personas a actuar violentamente, pero es más frecuente la respuesta a un entorno violento (3)

Entonces, ¿Quiere esto decir que todo comportamiento violento debe ser "atribuído" al entorno? ¿Qué decir de las decisiones reales que hace el individuo? Si bien es cierto que una persona tiene la habilidad de afectar a su entorno, debemos tener presente que cualquier otra opción que una persona hace es, al final, el producto de (y está limitado por) su entorno. Consideremos el siguiente experimento mental como ejemplo: Un hombre vive en un pueblo muy pobre y se está muriendo de hambre. Justo bajando la carretera, hay un pueblo rico que tiene todo lo necesario para que este hombre sobreviva, pero no se le proporcionará sin dinero (del cual tiene poco). En este caso, el hombre tiene esencialmente dos opciones: o muere de hambre, o baja al pueblo rico y les roba comida y suministros. Podemos ver con este ejemplo con que facilidad el entorno puede limitar severamente las opciones del individuo. Si deseamos eliminar la violencia de nuestra sociedad, debemos cambiar el entorno de manera que la violencia no sea vantajosa para el individuo.

El comportamiento humano se puede entender mejor con el concepto conocido como condicionamiento operante. Esencialmente, este principio establece que aquellos comportamientos que son recompensados se desarrollarán y prosperarán en un organismo, mientras que aquellos comportamientos que son castigados no se desarrollarán tan fuertemente, y eso si lo hacen. En el caso de nuestra sociedad, la única 'recompensa' verdadera que se ofrece es el lucro; el resto de bienes y servicios se obtienen a través del dinero, por lo tanto son sólo tales comportamientos que generan lucro los que son recompensados en nuestra sociedad. Esto perpetúa fuertemente el interés propio egoísta -- en oposición al interés propio desinteresado, que es hacer para otros para su propio beneficio-- y la avaricia, ya que son estos comportamientos los que tienden a maximizar el lucro. A la inversa, comportamientos como el altruismo son directamente castigados por nuestra sociedad ya que estos comportamientos costarán al individuo tiempo y recursos pero casi con toda seguridad no generarán lucro. Por lo tanto, el individuo tendrá menos tendencia a experimentar el altruismo como 'recompensa' y así tendrá mucha menos tendencia para manifestarlo en el futuro.Es también interesante destacar que la adicción a sustancias se ha demostrado ser un 'secuestrador' de este sistema de recompensa donde el cerebro de un individuo reacciona al uso de su droga preferida de la misma manera que reaccionaría al estímulo de la 'recompensa'. Así, podemos pensar de la dependencia de nuestra sociedad al dinero como una adicción ya que sigue exactamente los mismos mecanismos que la adicción, por ejemplo, a la heroína (4,5)

Un punto importante a tratar es el comportamiento de los animales en su hábitat natural. Muchas personas ven a los animales en su hábitat natural, verlos actuar con violencia y egoísmo, y asumen que este es el "natural" de un conjunto de comportamientos humanos que se manifiestan como así. Sin embargo, debemos tener en cuenta que los animales viven en un ambiente de escasez. Se ven obligados a luchar unos con otros porque simplemente no hay suficientes recursos para todos. Mediante la creación de una sociedad humana basada en la competencia y la escasez (de dinero y no los recursos), hemos esencialmente hecho muy poco para quitar nuestro estado primitivo: todos tenemos que luchar y competir entre nosotros por la cantidad limitada de dinero que está disponible en nuestra sociedad.

Por lo tanto, si se pudiera crear una sociedad libre de la escasez, malos tratos, y estratificación social, entonces tendría sentido que el egoísmo, la violencia y otros comportamientos antisociales se verían drásticamente reducidos, e incluso eliminado a través del tiempo.

Sin embargo, aún se podría objetar una EBR aduciendo que, sin dinero como un factor de motivación, la mayoría de la gente simplemente holgazaneria sin contribuir de ninguna manera a la sociedad, sin embargo, hay mucha evidencia para sugerir que el "trabajo" no previene la vagancia, sino que en realidad es una causa directa de la misma. Los estudios han demostrado que el estrés debido a factores de trabajo es un determinante muy importante en la salud del individuo, con un estudio colocándolo detrás de la edad sólo como un pronosticador de la salud (6). Se ha demostrado que los trabajos en los que una persona tiene poco control sobre sus acciones, los trabajos que son pasivos y requieren poca actividad mental, y los trabajos que hacen gran cantidad de esfuerzo mental, todo ello contribuye a un estilo de vida sedentario (es decir, la pereza). Hay dos razones por las cuales se considera que la relación de ambos existe: Una que aquel estrés crónico provoca a un organismo a ser más sedentario, algo que se ha demostrado en animales de laboratorio, y la otra es que, específicamente en el caso de los trabajos pasivos y de bajo control, el tipo de labor en sí estimula un estilo de vida sedentario. En otras palabras, un trabajo que requiere poca actividad o poco pensamiento condiciona al individuo a adoptar un estilo de vida similar fuera del trabajo. Es importante señalar que si bien todavía habría tipos de "trabajo" necesarios para el funcionamiento de una sociedad en una EBR, ninguno de estos trabajos sería de bajo control y pasivo, ya que este tipo de puestos de trabajo quedarían en manos de máquinas automatizadas. Por otra parte, debido a este elevado nivel de automatización, sólo las personas que encuentran algún tipo trabajo en particular placentero serían necesarios para hacerlo. Por lo tanto, es muy poco probable que la pereza sería frecuente en esta sociedad: los tipos de trabajos que las personas se ven obligadas a realizar y que producen pereza ya no existirían (6,7,8)

Como nota final, siempre debemos recordar que la cualidad más importante para determinar el éxito evolutivo es la capacidad de adaptación (1) y esto se muestra claramente en nuestra especie: nos hemos levantado hasta la dominación en este planeta, porque somos los más adaptables, no porque tenemos un grupo de comportamientos limitados llamados "naturaleza humana". La verdadera naturaleza del comportamiento humano es que no existe "naturaleza humana" definida, y todos nos adaptamos al entorno que se nos ha presentado. Por lo tanto, la única manera de eliminar la violencia, la codicia, la pereza, y las enfermedades mentales como la depresión, es crear un ambiente que no perpetúe estos rasgos. El comportamiento humano es simplemente una respuesta al medio ambiente presentado por la sociedad humana que, desgraciadamente, emula la dura escasez de la naturaleza. Por lo tanto, hasta que se realice una revisión completa de la sociedad, debemos esperar que en nuestra especie se siga comportando como animales salvajes.

Citas:

1. Trevor D. Price, Anna Qvarnstro and Darren E. Irwin. The role of phenotypic plasticity in driving genetic evolution. Proc. R. Soc. Lond. B (2003) 270, 1433-1440.DOI 10.1098/rspb.2003.2372.Review

2. Avshalom Caspi,Karen Sugden,Terrie E. Moffitt, Alan Taylor, Ian W. Craig, HonaLee Harrington, Joseph McClay, Jonathan Mill, Judy Martin, Antony Braithwaite, Richie Poulton.Influence of Life Stress on Depression: Moderation by a Polymorphism in the 5-HTT Gene. Science 2003 301(5631):386-389

3. Avshalom Caspi,Joseph McClay, Terrie E. Moffitt, Jonathan Mill, Judy Martin, Ian W. Craig, Alan Taylor, Richie Poulton. Role of Genotype in the Cycle of Violence in Maltreated Children. Science 297, 851 (2002);DOI: 10.1126/science.1072290

4. Reynolds, G. S. A primer of operant conditioning. (Rev ed).Oxford, England: Scott, Foresman. (1975). xiv, 155 pp

5. Steven E. Hyman. Addiction: A Disease of Learning and Memory. Am J Psychiatry 2005; 162:1414-1422. Review

6. Karasek, R., Gardell, B. and Lindell, J. Work and non-work correlates of illness and behaviour in male and female Swedish white collar workers. Journal of Organizational Behavior, 8: 187-207 (1987). doi:10.1002/job.4030080302

7. BENJAMIN C. AMICK III, PEGGY MCDONOUGH, HONG CHANG,WILLIAM H. ROGERS, CARL F. PIEPER, GREG DUNCAN. Relationship Between All-Cause Mortality and Cumulative Working Life Course Psychosocial and Physical Exposures in the United States Labor Market From 1968 to 1992. Psychosomatic Medicine 64:370-381 (2002)

8. Brisson C, Larocque B, Moisan J, Vézina M, Dagenais GR. Psychosocial factors at work, smoking, sedentary behavior, and body mass index: a prevalence study among 6995 white collar workers. J Occup Environ Med. 2000 Jan;42(1):40-6.

9. Aryeh D Stein, Patricia A Zybert, Margot van de Bor, LH Lumey. Intrauterine famine exposure and body proportions at birth: the Dutch Hunger Winter. International Journal of Epidemiology 2004;33:831–836

Kommentare